363_fiestafinal.jpg

Nuestra historia

Sarabastall nace en la Comarca del Bajo Aragón-Caspe/Baix Aragó-Casp, en 1982, cuándo un grupo de amigos se juntó para trabajar por su entorno, creando alternativas de ocio y tiempo libre para niños y niñas.

 

Empezamos preparando campamentos de montaña en verano en el Pirineo Aragonés. Con el tiempo, la Asociación fue creciendo y desarrollando más proyectos: actividades solidarias, mes de la aventura, animaciones infantiles, proyectos de cooperación, colaboraciones en actividades socioculturales con otras Asociaciones y Ayuntamientos de la Comarca…

 

Como consecuencia de los proyectos de cooperación que llevaba a cabo la Asociación, nace una nueva entidad para enfocar este objetivo: la Fundación Sarabastall.

Esta ONG lidera proyectos de cooperación en Asia, en países que se encuentran en vías de desarrollo, así como la organización de actividades para la captación de fondos.

Quienes somos

Todos los miembros de la asociación somos voluntarias y voluntarios implicados en la organización y el desarrollo de las actividades de las que forma parte la entidad. 

La Asociación se compone de una junta formada por Presidente, Secretario, Tesorero y 4 vocales que se renuevan cada 2 años en una junta extraordinaria donde asisten todos los miembros. 

Muchos de los voluntarios entramos a formar parte de Sarabastall participando como acampadas y acampados en los campamentos de verano y hemos ido creciendo de la mano de este proyecto y sus valores los cuales tratamos de transmitir a las nuevas generaciones: compañerismo, amistad, respeto entre las personas y por el medioambiente.

Objetivos

Nuestra labor actual como Asociación, está enfocada en el ocio y tiempo libre dentro del ámbito de la educación no formal. Nuestra actividad principal es el desarrollo del Campamento Sarabastall, que busca ofrecer a los niños y niñas de la Comarca la oportunidad de vivir una experiencia de convivencia y conexión con la naturaleza.

Objetivos del campamento: 

  • Conocer el entorno viviendo una experiencia nueva y diferente que rompe con la rutina del pueblo o ciudad. Aprender a respetar y cuidar el medioambiente.

  • Fomentar la convivencia y las relaciones entre los niños y niñas.

  • Transmitir y trabajar valores que les hagan crecer como personas: amistad, respeto, empatía. 

  • Apostar por la desconexión de la tecnología durante las vacaciones de verano.

  • Realizar excursiones de montaña para fomentar el movimiento y el ejercicio físico.

  • Fomentar la adaptación y la autonomía de los niños y niñas.

  • Favorecer un desarrollo integral de los participantes.